Nov 082009
 

Uno de los más prestigiosos y seguidos «periódicos digitales» de temática religiosa (Religión Digital) dedica hoy a la ONG de la Familia Vicenciana un largo reportaje entrevistando a sus dos subdirectores: Pepe Mazuelas (Misionero Paúl) y Pilar Hurtado (Hija de la Caridad). Por su interés lo reproducimos íntegramente.

Buenos días. Es un placer presentarles una de las obras magnificas que tiene la Iglesia Católica y que no se conocen demasiado, pero que hacen mucho bien a mucha gente. Sobre todo a los más desfavorecidos, a los más pobres, en los países de misión. Tenemos con nosotros a un padre paúl y a una Hija de la Caridad. El padre Paúl se llama Pepe Mazuelas, y la hermana Sor Pilar Hurtado de Saracho. Son el subdirector y la subdirectora de la cooperación vicenciana para el desarrollo Acción Misionera Vicenciana de España. Un nombre largo, quizá porque esconde debajo realidades muy importantes.

Pregunta- Buenos días y bienvenidos. ¿En qué consiste vuestra obra? ¿De qué trata esta Cooperación Vicenciana para el Desarrollo?

Pilar- Pues es una asociación que tiene mucha historia (por eso tiene un nombre tan largo). Se trata de apoyar desde aquí la acción y evangelización de los misioneros paúles y misionera Hijas de la Caridad en países en vías de desarrollo.

P- ¿Hay muchos misioneros?

Pepe- 117 misioneros paúles y casi 300 Hijas de la Caridad. En más de 30 países.

P- Tenéis todavía un pequeño ejército.

Pilar- Sí, todavía hay mucha gente de misión llevando los proyectos y las responsabilidades.

P- ¿Canalizáis desde aquí la ayuda de los países del Primer Mundo para los misioneros que están allí a pie de obra?

Pilar- Aquí en España tenemos un departamento de sensibilización. Vamos a centros escolares, a parroquias, a comunidades cristianas, a hablar sobre la desigualdad, la injusticia, los problemas que tienen allí. Y trabajamos también la extensión del Evangelio, que es lo que interesa. La Buena Nueva. En el fondo, todo esto son medios para la evangelización, el desarrollo integral de las personas. También tenemos un departamento de comunicación y otro de proyectos. Este último es desde el que se organizan los medios económicos y los proyectos concretos de agua, luz, escuelas, sanidad…

P- ¿Todavía encuentra eco lo de la misión ente la gente joven de España?

Pepe – Yo creo que es a lo que más sensible está la juventud ahora: a la labor de la Iglesia entre los pobres.

P- Por lo menos en eso tenemos buena imagen.

Pepe- Sí

P- ¿La solidaridad sigue enganchando a la gente?

Pepe – Sí, engancha, motiva. Quizá no tanto la misión como la solidaridad. Pero nosotros no podemos trabajar sólo por el desarrollo económico de los pueblos, sino por el desarrollo integral de todos los hombres, como dice nuestro lema. Al fin y al cabo, San Vicente y Santa Luisa lo que buscaban era el desarrollo, y la evangelización es importantísima. La pastoral es necesaria también.

P- ¿Sois más que una ONG?

Pilar- No somos una ONG. El concepto de persona, la antropología que subyace en este mundo, está muy materializada, pero nosotros apostamos por el desarrollo de las personas en todas sus dimensiones: espiritual, religiosa, social, cultural… Este es el desarrollo y la ayuda que nosotros apoyamos.

P- ¿Y ese desarrollo espiritual encuentra mucho eco todavía en los países en misiones?

Pilar- Sí, gracias a Dios, tienen todavía una sensibilidad muy grande.

P- ¿O sea que la Salvación nos vendrá de África?

Pepe – Seguramente.

Pilar- De dios, o de alguna mediación… (risas)

P- Ya nos están viniendo de allí, para algunas congregaciones, los curas y las monjas…

Pilar- Bienvenidos sean.

P- ¿Misioneros de ida y vuelta?

Pepe – Sí, eso está sucediendo en todos los aspectos. La sociedad española es cada vez más intercultural, así que tenemos que aprender a acoger a todos. Y nosotros, como miembros consagrados de una congregación, quizá podamos ser signo de la convivencia entre diferentes, entre comunidades.

P- ¿Eso está pasando ya en vuestras comunidades?

Pepe – Todavía poquito. Pero está empezando.

Pilar- Nosotras en las Asambleas Generales en las que nos reunimos todas -de todos los países del mundo- tenemos diálogos entre gente de todas las culturas. Incluso la gente mayor está abierta a este fenómeno.

P- Aquí tenemos algunas fotos de las misiones, imagino que de distintos lugares…

Pepe – Hemos sacado algunas al azar. Por ejemplo, de Madagascar.

P- ¿Tenéis allí una presencia importante?

Pepe – Sí, ya en tiempos de San Vicente había misioneros. Él los mandaba, ¿que se morían? Pues volvía a mandar más.

P- ¿Estamos hablando de hace muchos años?

Pilar- Siglo XVII.

Pepe – Madagascar era la niña de sus ojos.

P- ¿Por alguna razón?

Pilar- Fue el primer país para donde empezaron a salir de Francia.

Pepe – En las fotos puede verse que lo importante es la educación. Pero, claro, a un niño que no ha comido y que camina 8 o 10 km para ir a la escuela, antes que nada le tienes que dar de comer. Porque si no, no rinde en la escuela. Por eso en las escuelas tenemos comedores.

En Mauritania tenemos una cooperativa de mujeres, Mujeres del Desierto. Empezamos con la ayuda de la AECI (Agencia Española de Cooperación Internacional) formando mujeres que ya están empezando a ser autónomas, aunque todavía necesitan un poco de colaboración.

Pilar- Para las mujeres es una oportunidad de independizarse económicamente del hombre, en esas culturas en que hay tanta dependencia de la mujer hacia el varón. Al tener ellas un negocio entre varias (8 o 9), por ejemplo de tejidos, y poder cobrar un dinerito, se les abre un horizonte de responsabilidad.

P- ¿Comercializáis aquí esos productos?

Pilar- No, los venden allí ellas.

P- ¿Cuál es el «proyecto estrella» que tenéis en estos momentos? El que más alegrías o quebraderos de cabeza os está dando.

Pepe – Uno de los dos proyectos más fuertes que ahora tenemos está en Haití, donde trabajamos el fortalecimiento de las capacidades humanas.

P- Uno de los países más pobres del mundo.

Pepe – Sí, allí están las Hijas de la Caridad educando a todos los niveles.

Pilar- Formando personas.

Pepe – Y el otro más significativo está en Mozambique, y es un instituto agropecuario con el que están colaborando la Xunta de Galicia y la de Andalucía.

P- ¿O sea que tenéis apoyos estatales?

Pilar- Buscamos recursos donde los haya.

P- ¿La gente que quisiese donar se puede poner en contacto con vosotros a través de vuestra página web www.covideanve.org?

Pepe – Sí, y también pueden llamar a cualquiera de los teléfonos de las Hijas de la Caridad o padres paúles. También hay una cuenta en el Banco Popular donde pueden hacer los ingresos. El número es el 00750001890606886830.

P- ¿España sigue siendo generosa con las misiones? ¿Los tiempos de crisis se notan?

Pepe – Este año se está notando muchísimo la crisis a todos los niveles. Pero la gente sigue siendo generosa, como la viuda del Evangelio: dan lo poquito que tienen. Tenemos donativos de 10, 15, 20 euros…

Pilar- Para ayudas al estudio.

Pepe – Eso son 160 euros al año.

P- ¿Y con eso se consigue una beca para un niño?

Pepe – Sí, por ejemplo en Haití, las Hijas de la Caridad hacen maravillas con la economía. Están manteniendo colegios enteros con el dinero de los apadrinamientos. Les dan de comer, pagan a los profesores y proporcionan educación a los niños.

Pilar- De todas formas, yo creo que en España hay una tradición muy grande de dar dinero para las misiones. Entre los cristianos se ha hecho toda la vida, y yo creo que eso no se ha roto. Desde los chinos que llevábamos por la calle y nos echaban una monedita. (Risas). Yo creo que eso sigue en el corazón de la gente. Y los jóvenes no tardan en aprender.

P- ¿Para vosotros ir a misiones es un deseo, un sueño, o cuesta?

Pilar- Sólo va el que lo pide. Si lo pide, los superiores le envían. Y hay mucha gente que lo pide. Muchos que hemos estado allá.

P- ¿Dónde estuviste tú, Pilar?

Pilar- En Guinea Ecuatorial, cinco años. No pude estar más, pero engancha mucho esa vida tan sencilla. Esas iglesias tan cercanas, esos obispos colaborando.

P- ¿O sea que es verdad que hay un «virus misionero», que una vez que lo has probado queda dentro?

Pilar- Sí, te acuerdas de aquella gente siempre.

P- Pepe, ¿tú estuviste también fuera?

Pepe – Yo no pude, porque tuve un hermano que se me adelantó (risas). Éramos cuatro compañeros los que nos ordenamos sacerdotes, y dos de ellos están fuera: en Madagascar y en Cuba.

P- ¿Tenéis más presencia en África que en Latinoamérica?

Pepe – Mitad y mitad. Los paúles, más en Latinoamérica. En África sólo Madagascar y Mozambique.

Pilar- Las hermanas, como somos más numerosas, estamos en más sitios. En la India, Palestina y Latinoamérica.

P- O sea que estáis a pie de obra, como ángeles en los infiernos. ¿Se viven situaciones muy complicadas?

Pilar- Sí, se sufre.

P- Aunque la gente también ríe, y baila…

Pilar- Sí, mucho más que nosotros. Tienen la capacidad de encajar la adversidad y vivir las contrariedades. Yo creo que psicológicamente son más fuertes.

P- ¿Cómo invitaríais a un chaval español que quisiera vivir una experiencia misionera con vosotros?

Pepe – Tenemos una organización de pastoral juvenil (Juventudes Marianas Vicencianas).

P- Muy famosa y muy pujante.

Pepe – Sí. Ellos son los que trabajan el aspecto del envío de jóvenes a misiones. Tienen tres comunidades permanentes. En Mozambique, Honduras y Bolivia. Y además tenemos otra organización de misioneros seglares vicencianos, que ya son más mayores. Están intentando crear una comunidad en Guinea Ecuatorial, y otra en Angola.

P- ¿Laicos, casados, solteros…?

Pepe – Sí. Pero no van para lo que llaman turismo solidario.

P- ¿Últimamente también hay de eso?

Pepe – Sí, pero no está del todo mal, porque hay alguno que encuentra la vocación haciendo ese turismo solidario. Y que luego se implica.

Pilar- Lo que suele pasar es que, como están de moda los países exóticos y los viajes, incluso gente que no cree o que es adversa al tema de la Iglesia, va allí y viene muy impactada. Entonces empieza, quizá, a buscar la forma de ayudar y hacer algo.

P- Al menos a hacerse preguntas.

Pilar- Sí.

P- ¿Cómo está vuestra famosa congregación? ¿Goza de buena salud?

Pilar- Sí, los números se mantienen, porque hemos sido muchas (aunque ahora seamos menos). La edad está subiendo (eso sí) en las provincias españolas. Estamos en 72 o 73 años de media. Pero en la India, por ejemplo, hay más juventud. Ahí vamos.

P- Creo que celebrabais este año el 350 Aniversario de la muerte de los fundadores…

Pepe – Sí, San Vicente y Santa Luisa.

P- ¿Vais a hacer algo especial?

Pepe – Se ha creado una comisión específica para el Aniversario. El día 27 tuvimos una celebración en todas las provincias españolas. Se juntó toda la Familia Vicenciana. San Vicente fundó lo que ahora se llama AIC (Asociación Internacional de Caridad), que eran las Damas de la Caridad. Luego surgieron otras organizaciones, como la Sociedad San Vicente Paúl, que es muy fuerte también.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(requerido)

(requerido)